Reinventando ficciones

Reinventando Ficciones

QUÉ. CONCEPTOS.

Un día, después de una peligrosa jornada de caza, el cazador de la Prehistoria volvió a su caverna, reunió a su tribu junto al fuego y contó, con todo detalle, los peligros que había tenido que afrontar para conseguir la codiciada presa  que daría de comer a los suyos. Había nacido la narración.

Las tribus primitivas utilizaban la palabra y el gesto para establecer nexos de unión entre su propio pueblo para seguir unidos. Estas ceremonias eran estructuras rituales que les servían para explicar el mundo.

Siglos más tarde, la princesa Scherezade, en un intento, a todas luces imposible, por salvar su vida, cuenta, noche tras noche hasta llegar a mil, maravillosas historias a su esposo el Sultán que le perdona la vida y se enamora perdidamente de ella y de sus palabras..

A partir de estos momentos comienza la escenificación de nuestro mundo: Cuando llegamos a casa y contamos lo que nos ha sucedido durante el día, nuestras anécdotas, los sucesos cotidianos, lo que ha acontecido  en nuestro trabajo, en el autobús. Es el imaginario individual, simbólico y espiritual. Cuando, además de contar lo real y lo imaginario, sentimos la necesidad e ponerlo por escrito, entonces tiene lugar la escritura. Comienza el mundo de los sueños; el impulso de crear otros hombres, otras realidades que, como una artesana tejedora, van conformando el mundo de la literatura.

Recreamos el mundo a través del arte  porque necesitamos entenderlo. Las imágenes y los recuerdos que se almacenan en nuestra memoria y en la del grupo al que pertenecemos necesitan un orden, una explicación, un escenario en el que cada uno representa su papel y necesita entender al otro para poder interactuar con él. Y, como no tenemos una explicación del origen del mundo, hemos creado a nuestros dioses para que todo tenga un sentido, para sentirnos protegidos, pero también, para sentirnos amenazados cuando no representamos correctamente nuestro papel. Es el imaginario colectivo de los pueblos. Los cuentos, los mitos, las leyendas, las  tradiciones.

Nuestra capacidad de imaginar nos permite ir en sentido contrario: imaginar el futuro, reinventar nuevas ficciones que podrán realizarse más adelante. La narrativa, la poesía y el diseño también juegan un papel fundamental en esta etapa.

PARA QUÉ. SENTIDO Y OBJETIVOS

A poco que vayamos atrás en el pasado, veremos, como si de una excavación se tratara, restos de narraciones, poemas y cantos en todas las culturas. ¿Por qué, qué explicación podemos darle a esta necesidad de narrar? Quizás una cita de John Berger nos aclare un poco esta pregunta:

Si se pudiera dar nombre a todo lo que sucede, sobrarían las historias. La vida suele superar a nuestro vocabulario.

Scherezade, Simbad, las futuras princesas y navegantes, no sólo sintieron la necesidad de narrar, fueron más allá impulsados por la esperanza de dejar testimonio de sus vidas y lo escribieron. De aquí, del origen de la escritura que pasó de ser una necesidad de carácter económico pues los mercaderes necesitaban tomar nota de lo que vendían o compraban,, a ser una necesidad vital de todo ser humano Más allá del sentido inicial,  está el hecho de reconocer y valorar el inconsciente individual y colectivo, recurriendo a él de continuo para unir nuestro presente con nuestro pasado y proyectarlo a un futuro que también estamos creando. Este hilo de unión que es esta necesidad de contar, sobre todo a través de la lengua escrita nos permite conocernos a nosotros mismos, analizando, tratando de explicar el mundo que nos rodea.

El hecho de recurrir al arte en todas sus manifestaciones como forma útil de conocer intelectual y emocionalmente el mundo, para crear nuevos mundos que nos sirvan para proyectar en ellos nuestros deseos y nuestras inquietudes, que nos hagan entender fenómenos que nuestra racionalidad no puede explicar, como la guerra o las desgracias naturales o individuales. Y la muerte como final y principio de vida, en suma, el tiempo que nos conforma y que, de una u otra manera nos impulsa a dejar nuestro testimonio de cómo es este mundo en el que vivimos.

Crear belleza y armonía, tanto si manejamos la palabra oral o escrita o si pintamos bisontes en las cavernas ¿Por qué son unos mucho más hermosos y mejor dibujados que otros?

POR QUÉ. FUNDAMENTOS.

La ficción forma parte del mundo consciente e inconsciente; para elaborar ficciones es necesario explorar ambos pues es nuestro universo real y fantástico.

El arte es naturaleza y vida, es la belleza que conmueve, que se construye porque así lo necesitamos y transforma nuestro alrededor para crear escenarios en los que la mano del hombre deje su huella y testimonio de su paso por el mundo. Supone también un salto de lo vulgar a lo excepcional y extraordinario y sorprendente.

Pero cuando pasamos de ser espectadores del mundo, de ser lectores  y nos convertimos en actores, es decir, en escritores surge la pregunta: ¿por qué escribimos? Hay tantas respuestas como personas que lo hacen. Marguerite Yourcenar responde a esta pregunta:

De alguna manera, toda vida narrada es ejemplar, se escribe para atacar o defender un sistema del mundo, para definir un método que nos es propio

Par la escritora Toni Morrison la literatura es:

Es un refugio, un lugar donde todo puede ocurrir, donde se puede reaccionar con valentía o sublimidad, donde es bueno sentir melancolía o temor o incluso fracasar, o equivocarse, o amar a alguien o desear algo profundamente, y no llamarlo por otro nombre, no sentir vergüenza por ello. Es un lugar para sentir profundamente.

Entonces esta necesidad de escribir se explica porque somos seres emotivos, comunicativos y creativos: necesitamos la acción, El Homo Faber y el Homo Ludens se ponen en acción. Somos seres pensantes que sentimos, explicamos y filosofamos sobre los acontecimientos del mundo que nos afectan.

Ya mencionamos anteriormente que la palabra no basta para explicar el mundo; necesitamos el gesto, la expresión de nuestro cuerpo. Y el arte en todas sus manifestaciones; el sonido, la música, la pintura. Y la ciencia y el lenguaje matemático y la geometría. Todos estos lenguajes deben estar presentes en la vida, en el juego, en el trabajo y en el aprendizaje

CÓMO. DINÁMICAS DE TRABAJO

Por todo lo dicho necesitamos  incluir todos los lenguajes integrados en la escuela, par hacer individuos pensantes, solucionadotes de problema, personas que acepten retos y que se conformen como seres únicos pertenecientes a grupos en los que cada uno tiene mucho y deferente que aportar. Sucede a veces que, si no trabajamos integrando los lenguajes, si no somos seres humanos coherentes, nuestra conducta resulta incomprensible  y perjudicial para la gente que nos rodea en el trabajo y en las relaciones emocionales y sociales. A menudo observamos conductas en nuestros jefes, amigos o padres que están en total contradicción con lo que decimos o pensamos.

La conducta es la única prueba de sinceridad de nuestro corazón (Charles. T. Wilson)

Por tanto debemos reinventar una escuela que integre estos lenguajes en la que cada individuo se convierta en un ser autónomo, pensante y creativo y que sea capaz de encontrar aquello que realmente quiera hacer,  en lo que se sienta más realizado, más útil y más feliz.

La escuela puede y debe cambiar e introducir herramientas y técnicas creativas para acceder a la fantasía y a la imaginación, de modo operativo en cualquier tema, asunto o problema, en cualquier materia de estudio o de trabajo.

¿Cuáles son los activadores que nos van a propiciar el cambio?

  • El Relax imaginativo. Para aprender sin estrés y para preparar nuestro cuerpo para un mejor aprendizaje.
  • El torbellino de ideas. Para desarrollar la fluidez de nuestra mente, para reforzar nuestra memoria intelectual, sensitiva y emocional; para prender en libertad pues cada individuo dice lo que quiere durante el proceso de torbellino. Para pensar “outside the box”
  • La fantasía guiada. Para poder recuperar y desarrollar nuestra capacidad de imaginar y comprobar el poder que tiene en nuestras vidas y en el aprendizaje.
  • La visualización transformativa. Para poder transformar las cosas; verlas en otros contextos. Para trabajar en situaciones y materias cuyos contenidos se consideran ya fijados y, sin embargo, el paso del tiempo nos demuestra que no todo es fijo y permanente (las líneas rectas que se transforman en curvas, etc.)
  • El juego lingüístico. Para conocer a fondo el lenguaje y las posibilidades que éste tiene en su aspecto dinámico y creativo
  • La metamorfosis total del objeto. Para cambiar, transformar, mejorar y combinar los objetos y las cosa que dan lugar a otros conceptos nuevos, menos inflexibles y más novedosos y útiles.
  • La recreación de textos y obras maestras del arte y la literatura. Para conocer los procesos de trabajo de escritores y artistas; para cambiarlas, para verlas desde nuestro propio punto de vista, para hacerlas nuestras y no enfrentarnos a ellas con miedo a no comprenderlas y, de ese modo, rechazarlas sin más.
  • La analogía inusual. La greguería y el símil. La comparación, la metáfora, el símil  y, sobre todo, l analogía inusual son activadores del pensamiento para explicarnos y explicar los fenómenos de otra manera, haciendo conexiones, a veces, muy poco comunes que dan lugar a nuevos objetos y nuevos conceptos.

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Contenidos temáticos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>