Los sentidos. El oído

EL SENTIDO DEL OÍDO

No es la voz la que ordena la historia, es el oído.

Italo Calvino

Cuando nos despertamos, nuestra primera prueba de que estamos todavía en el mundo viene a nuestra conciencia a través de los ruidos  que van reconstruyendo nuestro mundo: los pájaros, el tráfico, los sonidos de la cocina,  los rumores de la conversación del salón… El mundo en el que vivimos está lleno de vibraciones que nos permiten  aprehenderlas y codificarlos para comprender el entorno y convertirlas en sonidos que nos alertan, como una sirena o una explosión, o que nos confortan, como la voz de un ser querido, o nos permiten gozar de la belleza de la música, reconocer un animal por su voz y una máquina por el ruido que emite. Esta posibilidad de codificar los sonidos y poder emitirlos a través del aparato fonador nos ha permitido crear el lenguaje humano.

Autobiografía

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abedecedario
Con él las palabras que pienso y declaro
Madre amigo hermano y luz alumbrando,
La ruta del alma del que estoy amando

Violeta Parra

¿Tenemos una autobiografía sonora? Quizás, cuando leemos una autobiografía de alguien famoso, un personaje sobresaliente e influyente, pensamos más en los hechos que se cuentan y, a menudo, pasamos por alto los sonidos y las músicas que le han acompañado. Pero las biografías de un Beethoven o de un Mozart no se podrían entender sin un mundo dedicado a la música, al sonido, aunque, en el caso del primero, los dioses le privaron de la facultad de oír, el peor castigo que podríamos imaginarnos para un músico.

El escritor colombiano Guillermo Valencia escribió un poema llamado Biografía en el que, en un tono irónico, cuenta la historia de una vida a través de monosílabos

Cuna, Babero, Escuela, Libros, Diploma.

Pobreza, Pleitos, Jueces, las Cortes, Ruido.

Comités. Elecciones. Tribuna. Gloria. Olvido.

Viajes. El Bosque. Londres. París. Roma.

Ilusión. Señoritas. La sociedad. Marido.

Bailes. Celos. Pesares. Esclavitud. Gemido.

Nietos. Babero. Escuela. Griego. Latín y Doma.

Vejez. Gota. Desvelos. Desilusión. Novenas.

Ceguera. Gripe, vértigos. Callos. Penas.

Abandono. Esquiveces. El patatús. La fosa.

Llanto. Duelo. Discursos. Decretos. Paz. Sonrisa.

Risa. Chalets. Pianola. Paseos. Una misa.

Tumba. Silencio. Ortigas. Ausencia. Cruz mohosa.

Guillermo Valencia: Obras completas, Aguilar

 

@ Escribir una biografía de los sonidos de nuestra vida. Se puede hacer un poema como el de Guillermo Valencia o un texto en prosa. Podemos recurrir a las onomatopeyas para describir esos sonidos. Las onomatopeyas imitan el sonido que quieren reproducir; pueden ser de animales, por ejemplo, el miau, de un gato; reproducir el llanto de un bebé: buaaaa y, en general, todos los sonidos que existen.

Para buscar las ideas, podemos recurrir al TI o a la ID (interrogación divergente).

Ejemplo de ID. ¿Cuáles son los primeros sonidos que yo recuerdo? ¿Son personas, animales, máquinas? ¿Qué sonidos nos acompañaron en la escuela? ¿Y en los juegos? ¿Dónde fui consciente del silencio? ¿Recuerdo los sonidos de la cocina? ¿Los grifos, el chisporroteo de la sartén? ¿Qué música me acompañaba en las distintas etapas de mi vida? ¿Qué ruidos me molestan más? ¿Cómo es el ruido del viento? ¿Y del mar? ¿Yo solía chillar y llorar cuando era un bebé?….Y así hasta hacernos muchas preguntas sobre los sonidos de nuestra vida.

Al construir el texto, podemos usar la onomatopeya y las palabras onomatopéyicas para mejor describir sucintamente estos sonidos: por ejemplo, usar verbos como rasgar, murmurar, zigzaguear, mamar, zumbar, ulular,…que son verbos cuya pronunciación reproduce el sonido de aquello que describe.

¿Con qué músicas acompañarías a tu autobiografía?

Esta entrada fue publicada en Humor y sentidos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>